Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

La competencia desleal de la venta de cupones ilegales de la OID

La competencia desleal de la venta de cupones ilegales de la OID.

 

 

Ed. Burgos Digital , 16 de Julio de 2015

 

Dice una canción de Sabina que cuando menos te lo esperas el diablo va y se pone de tu parte, algo así he pensado cuando he visto que trabajadores de la ONCE en Burgos se manifestaron el pasado día 13 contra la competencia desleal que les hace la venta de cupones ilegales de la OID (Organización Impulsora de Discapacitados).  Pues bien, aunque no les quito la razón, esto me plantea varias cuestiones como persona con discapacidad. Al mismo tiempo, como militante de Alternativa Socialista, no puedo más que cuestionar algunas acciones de excompañeros. Pero vamos por partes.
 
                  Esa concentración fue realizada por trabajadores de la ONCE, según se dice durante toda la noticia publicada en la prensa local, pero el caso es que estos trabajadores hablan prácticamente como empresa, interviniendo en un conflicto empresarial, de hecho, la campaña federal es una campaña contra el juego ilegal, no tanto en favor de los  derechos laborales.
 
 
Como persona con discapacidad que ha “trabajado” en la OID, me hubiera gustado que la defensa hubiese ido más encaminada a defender los derechos de las personas con discapacidad que, efectivamente, “trabajan” sin contrato, sin seguridad social y por una comisión de 30% por boleto, exponiendo la imagen personal, incluso la salud en una ciudad tan fría como Burgos. Pero, aunque el culpable es quien hace esto, la OID, quien esté libre de culpa que tire la primera piedra.
 
 
                  Por un lado, mi pareja y yo llevamos años en una bolsa de empleo de la ONCE, viendo el poco resultado de esta petición de empleo, por probar otras posibilidades, empezamos a vender los boletos de la OID en las condiciones antes mencionadas. El sentimiento de humillación y el daño a la imagen personal fue grandísimo, por aproximadamente 100€ al mes de ganancia. Afortunadamente, nuestra situación económica no es del todo mala, tenemos ayuda de nuestras familias cuando la necesitamos y pudimos dejarlo sin problemas, pero, al igual que Karlos Marx cuando vivió en el barrio londinense de El Soho, vimos, de primera mano a personas que realmente vivían de esa miseria y que no se podían permitir dejarlo.
 
                  En segundo lugar, aunque me complace ver que finalmente UGT ha reaccionado a esta explotación laboral salvaje, hace ya algunos años, mi compañera y yo nos afiliamos a este sindicato, como socialistas que éramos, somos y seguiremos siendo. Una vez afiliados/as, les comentamos el caso de explotación laboral que sufríamos y nos dijeron que ya habían recibido quejas, pero que no podían hacer nada al no poder demostrar la relación laboral.  Hasta aquí mi opinión basada en mis experiencias personales y las de mi pareja. Hablemos ahora del error, espero que bien intencionado, del Gobierno de PSOE que concedió una excepción en el monopolio del juego del Estado a la ONCE.
 
Como siempre, cuando algo se ilegaliza, su actividad se realiza de forma insegura y sin ninguna regulación. Yo creo que en estos temas no debe haber privilegios y como socialista creo que es el Estado quien debe tener el monopolio del juego y reinvertirlos en Servicios Sociales, y no hacer supuesta filantropía con una organización que se ha convertido en una empresa, una empresa que, entre otras cosas, hace campaña por un copago “justo” en dependencia, en vez de decir que no hay copago justo en esa materia.
 
           En resumen.  Pediría a los trabajadores de la ONCE que actúen centrándose en los derechos de las personas explotadas, en vez de centrarse en la competencia ilegal, que también es bueno. Una buena forma de hacer esto sería buscar mejores salidas profesionales a esas personas y sus familias. Creo que lo primero es reparar el daño hecho a las víctimas.
 
       En segundo lugar. Pediría que no se diese ningún trato de favor a una organización empresarial como la ONCE, ya que el Estado debe asumir sus propias responsabilidades sociales o, como la propia ONCE diría en su spot, asumir su papel. En cuanto a la creación de empleo, hay otras formas de potenciar ese objetivo y de manera más equitativa para todo tipo de discapacidades.

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.