Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

15M y discapacidad: ¿Grito mudo o aplauso sordo?

(Ed. Diario Progresista, 17 de mayo de 2012)

 

Hace ya algún tiempo hablé de como influían los diversos sistemas e ideologías ya existentes en el colectivo de personas con discapacidad. Ahora bien, ¿qué podemos pintar en un Movimiento Asambleario?, ¿cómo podríamos influir en sus decisiones?, ¿son nuestras demandas escuchadas?, ¿sirve de algo estar ahí? Vamos a verlo.


Primero, habría que decir que nuestros derechos sociales no están para ser debatidos, sino para ser atendidos. Esto quiere decir, que si todas las personas indignadas de Sol tuvieran las necesidades que tenemos la mayoría de personas con discapacidad, la actitud del Movimiento no sería la que es hoy. No sé si me explico.

 

Sin embargo, al no verse como algo llamativo, estas necesidades apenas se tienen en cuenta por el 15M. Es muy fácil lanzar consignas generales, lo difícil y aburrido es plasmarlo en políticas concretas para necesidades perentorias. No vende, lo he comprobado en persona.

 

Por otro lado, el hecho de que sea un Movimiento Asambleario no nos facilita mucho las cosas, por dos motivos principales.

 

El primer motivo, sería porque las necesidades de una mayoría serían las que más sonarían. Y como he dicho antes, lo nuestro no vende.

 

El segundo motivo, sería porque nuestro colectivo necesita un interlocutor a quien dirigirse y una maquinaria que responda. Aunque alguien del Movimiento nos escuche, a la segunda persona se la olvida. Diluyéndose así nuestra problemática en un mar de entusiasmo idealista.

 

Enlazando con ese segundo motivo, nos encontramos con la dificultad de hacer valer nuestros derechos civiles. Esto es así, porque, sin una administración fuerte, es muy difícil que los derechos de una minoría se vean reconocidos, ya que, como ya hemos dicho, las necesidades se ordenarán bajo un criterio de porcentajes poblacionales y no de gravedad.

 

Por otro lado, ya es difícil convencer a una maquinaria de poder en los partidos políticos de la necesidad de presencia social y política de nuestro colectivo mediante cuotas, como para intentar hacerlo con miles, millones de personas sin una dirección concreta. También, si ya es difícil que las bases de un partido entiendan que haces ahí y las capacidades que tienes, más difícil será hacerlo con miles de personas que no se atienen a ninguna línea de actuación. Tendríamos que ir persona por persona explicando y demostrando lo que valemos.

 

Por todo ello, haciendo valer ciertos derechos de autor, yo me quedo con el término aplauso sordo antes que con el de grito silencioso, como le ha rebautizado el 15M.

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.