Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Desconcierto político respecto a la discapacidad y la dependencia

Ed, Diario Progresista. 21 de marzo de 2015.

 

En las facultades nos enseñan que la relación entre los Movimientos Sociales y los Partidos políticos puede darse de tres maneras: Bien que los Partidos generen Movimientos, bien que los Movimientos se integren en Partidos, o que incluso Movimientos creen Partidos específicos. El caso de la discapacidad no es distinto. Aunque su heterogeneidad provoca cierta confusión. Me explico. 

 

Como he dicho muchas veces, el fenómeno político de la discapacidad en el Estado español nace, de forma seria después de la creación del Sistema de Atención a la Dependencia y el protagonismo político que eso generó. Antes, el asociacionismo tradicional negaba toda referencia política por puro clientelismo. Y por otro lado, se experimentaba con extraños y elitistas experimentos anglosajones. Dado que este colectivo no tiene una especial capacidad de movilización, ni poder de Looby, necesita especialmente la complicidad y el apoyo de los Partidos políticos en sus reivindicaciones para llevarlas a cabo.

Esta nueva situación, hace que los Partidos políticos actúen un poco a ciegas a la hora de introducir el tema en sus agendas.

Por un lado, los llamados “nuevos partidos”, como parte de su estrategia de “innovación absoluta” apoyan, como ya hemos visto, las tesis del Movimiento de Vida Independiente, sin tener en cuenta la filosofía elitista de estas tesis, dado que no abarcan a todo el colectivo y sus necesidades más urgentes, en favor de la vida independiente.

Por otro lado, dentro de los partidos llamados “tradicionales”, los partidos hacen oscilar sus posiciones. Por un lado, el PP, utiliza el discurso de la vida independiente para justificar sus recortes en políticas públicas de discapacidad y dependencia. El razonamiento es el siguiente: Queremos fomentar la vida independiente, no queremos dar “paguitas”. Al mismo tiempo, los populares fomentan la conversión del asociacionismo tradicional en organizaciones empresariales que autofinancien cada vez más sus Proyectos, abriendo así la puerta a la privatización.

Por otro lado, en mi partido, el PSOE, parece ser que nos debatimos entre las tesis del asociacionismo tradicional, el cual ayudamos a crear de buena fe y las de las Plataformas de Apoyo a la Dependencia y asociaciones como la UPADD (Unidad de Apoyo a la Dependencia y la Discapacidad), formadas en gran parte por nuestros/as propios/as compañeros/as. Esto tiene fácil solución: Aplicar las políticas socialistas a la discapacidad y actuar con coherencia. Un ejemplo de esta coherencia es el de la compañera Susana Díaz, quien, aconsejada por las Plataformas andaluzas, apoya la defensa del Sistema de Atención a la Dependencia, tal y como fue creado.
 

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.