Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Discapacidad: ¿El lumpen del s.XXI?

Ed. Diario Progresista, 26 de junio de 2014

 

Pies negros, descamisados, sant-culotte, nadies o parias. Estos son los adjetivos que una parte de la izquierda da a quien les acompaña en sus transformaciones ilusionados. Con la revolución industrial, el éxodo rural, la aparición del proletariado urbano y posteriormente del marxismo, nace otro término “lumpen” (“andrajoso”), o “lumpenproletario”. Pero, ¿entra la discapacidad en su estricta definición? Me explico.

La palabra lumpen se refiere a aquella persona, por debajo de la clase obrera, sin conciencia de clase y que se ve empujado a delinquir para sobrevivir. Como podéis ver esto ya existía antes y después del marxismo del éxodo rural y la revolución industrial, es lo que toda la vida se ha llamado la picaresca. Desde el Burlón de Quevedo o el Lazarillo de Tormes, hasta el Robe Iniesta de Extremoduro, pasando por el Torete o el Baquilla, la historia de esto que llamamos país está plagado de ilustres lumpenes. Novelas, canciones, películas y comics que forman parte de nuestro acervo cultural tienen a estos “macarras de ceñido pantalón” como protagonistas.

 

En el caso de la discapacidad, también ha habido ilustres lumpenes como el ciego del mismo Lazarillo de Tormes, o el Cojo Manteca.

 

Hasta mediados del s.XX, (en este país años 80), la discapacidad ha sido vista como una  “carga familiar”, como una cuestión de la Iglesia Católica, (de ahí el sesgo derechista de la mayor parte del colectivo), o como parte de ese lumpenproletario, con sus patinetes impulsados por muñones, sus muletas y sus harapos. Con la llegada del Estado del Bienestar, ese lumpen sale de las calles, en su mayoría y reduce su impulso por delinquir. La pregunta es: ¿Qué pasa cuando el lumpen no llega a ser proletario pero no recurre a la delincuencia?, ¿seguimos siendo lumpen?, ¿el lumpen se define por su improductividad?

 

La izquierda moderna (industrial), ha basado su discurso en el materialismo histórico, el mundo laboral y el control de los medios de producción. Pero con la llegada de esta nueva clase social, esta lógica se rompe y la izquierda obrerista se queda sin respuesta, no hay más que ver la cara de algunos líderes y lideresas de la izquierda al ver una persona en silla de ruedas sin compañía, o acompañada de otra persona con discapacidad, es un poema. Hasta la fecha, y no es amor de militante, quien mejor ha sabido tratar a la discapacidad, tanto ideológica, como legislativa y personalmente, es la socialdemocracia.

 

Y es que es posible que tengamos que retroceder y recuperar los valores de los y las revolucionarios y revolucionarias en Francia, luchando por toda aquella persona que se vea en situación de desigualdad, sea cual sea su ocupación o falta de ella. “Los nada de hoy, todo han de ser”, ¿recodáis?

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.