Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

En femenino, por favor

Ed. Diario Progresista, 6 de febrero de 2014

 

Puede que esta columna moleste a alguna gente, pero sería injusto no denunciar esta injusticia histórica con las mujeres cuidadoras. Tal y como denuncia la teoría feminista, parece ser que la mujer está siempre condenada a permanecer siempre en el ámbito privado. También en la dependencia. Me explico.


Allá por los años 80, cuando yo era un niño, las madres con hijos e hijas con discapacidad cuidaban de sus familiares, al igual que las hijas con algún familiar dependiente. Algunas de estas mujeres se asociaron y lucharon por los derechos y el bienestar de sus familiares. Unas mujeres que estaban volcadas en hacer de enfermeras, psicólogas, logopedas, fisioterapeutas, profesoras y asistentes sociales, (según la terminología de la época), para sus familiares, de repente se vieron levantando el germen del asociacionismo español. Su impulso maternal las empujaba a ir a reclamar lo que era justo a Ministerios, Ayuntamientos, Colegios, etc, etc...

 

Afortunadamente, jóvenes educadoras y educadores y políticos y políticas con ilusión y ganas de hacer cosas escucharon y ayudaron a estas mujeres. Las cosas empezaron avanzar.
Pues bien, las cosas han cambiado, sí, pero al parecer a peor para las mujeres cuidadoras. Analicemos esto en varios ámbitos.

 

Empecemos por la política institucional. El PP, lejos de reconocer el valor de estas mujeres con su trabajo en el ámbito privado y la creación del asociacionismo generalizado en España, las dejan de pagar la Seguridad Social y las insultan en su cara acusándolas de "intrusismo laboral", al quitar el empleo a un profesional, reduciendo al máximo la Prestación Económica para Cuidados en el Entorno Familiar.

 

Por otro lado, el asociacionismo tradicional se ha pervertido de tal manera que ellas ya no lo entienden ni lo reconocen como propio. Ese mayor nivel de profesionalidad y el abandono de la reivindicación de los servicios públicos, lleva consigo la toma de la mayoría de los puestos de poder político en de las grandes plataformas como el CERMI por hombres.
Por último, si miramos a las Plataformas, es curioso ver como los hombres también ocupan los cargos más altos, devolviendo a la mujer cuidadora al ámbito privado, o regalándola a un papel secundario, e incluso regañándolas cuando se salen del guión o "lo hacen mal".

 

A ver si me entero señores: ¿Me están diciendo que la mujeres que han cuidado a sus familiares durante décadas, ahora "lo hacen mal"? ¿Debo entender con esto que sirven para cuidar, pero no para desarrollar un papel público? Si es así, conmigo no cuenten, yo me borro de su género. Aunque me temo que a mí tampoco me consideran su igual.

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.