Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Focos y caridad VS trabajo silencioso

Ed. Diario Progresista, 9 de enero de 2014.

 

Hay veces que es preferible guardar silencio y trabajar a hablar por hablar. En estos días de silencio de mi habitual columna de los jueves he podido reflexionar, asimilar todo lo que me ha sucedido, tomar perspectiva y empezar de forma lenta y segura a trabajar. Desafortunadamente, no todo el mundo ha actuado igual. Me explico.


Históricamente el movimiento de personas con discapacidad ha sido individualista. Esto es así ya que la problemática de la discapacidad es multidisciplinar, heterogénea y hay algunos casos muy graves médicamente. Al contrario de otros colectivos, por mucho que digan ciertos colectivos con inspiración alternativa, el tema de la discapacidad no se puede abordar solamente desde una perspectiva social opresor-oprimido, hace falta una visión psico-bio-social; esto hace que sea muy difícil una respuesta política del propio asociacionismo, dado que muchos de los esfuerzos de estas asociaciones, (aunque no debería ser así), van dirigidos a labores asistenciales. Por otro lado, nuestro colectivo es muy heterogéneo dado que las discapacidades son muy diferentes, esto hace que sea muy difícil una respuesta común y se tiende a los individualismos. Por último, cada vez hay más casos de extrema gravedad, esto hace que las familias de estas personas busquen salidas urgentes, individuales y desesperadas.

 

Todo esto, unido a la actual crisis y los recortes del PP ha hecho que surja un nuevo fenómeno que parece ser importado de EE.UU y que recuerda los tiempos en que España carecía de Estado del Bienestar, como describió magistralmente Benito Pérez Galdós, en su novela "Misericordia". La diferencia entre ese escenario y el actual no es otra que la sustitución de la puerta de la iglesia por los platós de televisión y al párroco por Toñi Moreno o Jorge Javier. En estos programas, las personas se arrodillan, bajan la mirada y, entre sollozos extienden la mano para recibir "la voluntad". En la actualidad, esto es más humillante ya que no se arrodilla físicamente, sino que lo hacen moralmente y ante millones de personas.
Esto hace que algunas organizaciones de personas con discapacidad corran allá donde una cámara les quiera enfocar o donde un micrófono o una grabadora les quiera apuntar. Hacer esto no está mal, siempre que existan unos principios ideológicos comunes, unas líneas de actuación y, de acuerdo con lo anterior, una estrategia de comunicación. La visibilidad es importante, sí, pero no a cualquier precio y no cualquier visibilidad. Lo primero que se aprende en política es que los medios de comunicación son un arma de doble filo.

 

Por todo ello, yo abogo por un trabajo serio, eficaz, eficiente y silencioso. Un trabajo que moldee con golpes precisos la realidad sin recurrir a los actuales circos romanos en forma de programas amarillistas. Este trabajo es más lento y menos reconfortante para el ego personal, pero más digno, duradero y solidario. Cada cual que siga su camino.

 

 

 

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.