Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Genocidio silencioso

Ed. Diario Progresista (www.diarioprogresista.es), 13 de septiembre de 2013

 

Anteayer vimos una acción de violencia ultraderechista, en seguida todos los medios se apresuraron a decir que eran unos energúmenos y no representaban a nadie. Y, aunque existe un repunte del nazismo y el fascismo explícito en Europa, no es eso lo que me preocupa ahora, sino sus consecuencias sutiles para la discapacidad. Me explico.

 

Ya he hablado de las consecuencias que del nazismo para las personas con discapacidad, debido a que la discapacidad le sobraba al nazismo.

 

Solamente les servíamos para experimentar médicamente, así comprobaban cosas como la tolerancia al dolor, los cambios de color de ojos, trasplantes y amputaciones de todo tipo, etc, etc... Con eso, los nazis dieron un paso más que sus antecesores históricos, los espartanos y decidieron usar las "piezas defectuosas" de la sociedad, en vez de tirarlas por un precipicio.

 

Actualmente, el neoliberalismo, primo-hermano civilizado del nazismo, decididamente parece haber tomado la decisión de experimentar con las personas dependientes la tolerancia social. Lo que es lo mismo: "Las personas dependientes no se quejan, vamos a ver hasta donde son capaces de aguantar". De este modo, el neoliberalismo sin ningún tipo de criterio moral y deshumanizando a las personas dependientes, deciden quitarnos cada vez más y más servicios.

 

Por supuesto, utilizan eufemismos para esos experimentos, como: "No se preocupen, recortamos para mantener el servicio", o "estamos manteniendo el servicio (a 12 euros mensuales por persona)". Solamente les falta decir: "Mantengan la calma, solamente es una política de realojamiento", o "que no cunda el pánico, solamente se van a dar una ducha para desparasitarse". Todos y todas sabemos como acababa aquello.

 

De ese modo, según la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, cada diez minutos una persona dependiente deja de ser atendida por el Sistema de Atención a la Dependencia. El goteo es constante. Y lo que es aún peor, miles de personas están falleciendo sin ser atendidas, cuando ya tenían concedidas las ayudas.

 

Así, nuestro colectivo, junto al de personas emigradas con la sanidad, servimos al actual Gobierno de campo de pruebas de la privatización salvaje, la cual, al igual que el nazismo necesita un proceso de sometimiento y deshumanización, para, si hay personas muertas, que no se consideren como tales.

 

Incluso, en nuestro colectivo, como pasaba en los guetos judíos y en los campos de exterminio, también hay vigilantes del propio colectivo que colaboran con el exterminador. Repiten su discurso, mientras intentan ocultar o disimular su condición y pueden ser más crueles aún que los propios oficiales, por aquello de intentar parecerse a ellos y ser aceptados.
Pero no olvidéis: "Primero vinieron a por nosotros y nosotras...", ya sabéis como acaba.

 
 

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.