Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Misma historia, nuevos actores

Ed. Diario Progresista (www.diarioprogresista.es) 13 de diciembre de 2012.

 

El President de la Generalitat de Catalunya está a punto de salir al balcón a declarar la República Catalana, la derecha mediática ataca a la clase política, los señoritos terratenientes insultan a los jornaleros y estos ocupan tierras, la Iglesia ataca al laicismo educativo y la igualdad, los empresarios urbanos llaman vagos a sus trabajadores y los militares vuelven a amenazar con el “ruido de sables”. Todo ello, en el marco de una crisis mundial. Estamos hablando de España, año…… ¿1936?, no, 2012. Pero ahora hay unos nuevos actores, las personas con discapacidad. Me explico.

 

En la época originaria en la que esto ocurría, el concepto de Estado del Bienestar como tal no existía, no se manejó ese concepto hasta el final de la segunda Guerra Mundial en el mundo y hasta 1982 en España. Por lo tanto, las personas con discapacidad estaban aisladas y bajo la sobreprotección de su familia. Solamente algunos métodos pedagógicos de vanguardia y algunos centros de personas “sordomudas” se ocupaban de nuestro colectivo. Todo esto, pasó a las caritativas manos de algunas órdenes religiosas después del golpe de Estado del 36 y la posterior guerra civil.

 

Pero… mi pregunta es: ¿Qué pasa con los derechos civiles y sociales de los colectivos que requieren más ayuda, (que no más débiles), en “tiempos revueltos”? Muy sencillo: “Tonto el último”.  Cuando el Estado disminuye y la gente lo pasa mal, los principios morales saltan por la ventana. Esto a la derecha le viene de perlas para eliminar a los elementos improductivos y dar negocio a sus “amiguetes”, explotando necesidades primarias o volviendo a la caridad cristiana.
Pero todo esto es más difícil cuando una generación entera de personas con discapacidad hemos accedido a una educación normalizada, tenemos unos ingresos económicos, (aunque nos quiten lo que no está consolidado) y tenemos una vida normalizada.

 

Una cosa es ignorar y esconder a un colectivo, viéndole como algo casi infrahumano y otra recortar sus derechos ya adquiridos. Pero hay algo que, por desgracia, facilita esa tarea, la necesidad. Cuando una población vive segura y feliz, con sus necesidades cubiertas, es mucho más fácil que desarrollen empatía por quienes más dificultades tienen. 
Siguiendo la metáfora de José Luís Sampedro, cuando el barco llamado Occidente se hunde, los primeros que se ahogan son quienes están en la bodega. La diferencia es que en la actualidad, las personas con discapacidad hemos subido a tercera clase. Nos hundimos igual, pero esta vez somos pasaje oficial, no se puede hacer como si no estamos ahí. 







 

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.