Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Mujer y discapacidad: Una doble o múltiple discriminación

Víctor Villar Epifanio

 

            En un día como hoy, 8 de marzo, yo sigo con lo mío, la discapacidad. Pero, afortunadamente, lo mío no es homogéneo ni monolítico y, aunque mucha gente parece preferir ignorarlo, también hay mujeres con discapacidades, incluso mujeres lesbianas con discapacidad, incluso, veo la apuesta y subo una diversidad, ¡mujeres, lesbianas, migradas y con discapacidad! Cada parte con sus respectivas discriminaciones. Como veis, he dejado la variante discapacidad la última de la ecuación; y es que a veces, nuestras compañeras mueren bajo el “fuego amigo”. Me explico.

 

            Venía a decir Moniquie Wittig, escritora, activista feminista y lesbiana, que la mujer es definida en oposición al hombre. ¿Qué es la mujer? Aquello que no es el hombre. Según esa teoría, a la mujer aún la queda mucho por luchar ya que no se ha definido realmente a sí misma. En el caso de las mujeres con discapacidades se produce un efecto rebote, ya que se están mirando en un doble espejo, el de la imagen de la mujer sin discapacidad, la cual, a su vez, ha sido definida por el hombre sin discapacidad. Con lo cual la distorsión de la imagen supuestamente a alcanzar y la ofuscación al no hacerlo es mucho mayor.

 

            A esto, tenemos que añadir, que la inmensa mayoría de teóricas y teorías feministas, ni siquiera las mencionan. El feminismo teórico, parece haber aceptado la diversidad lésbica, con claros exponentes con la propia Monique Wittig o, en España, Boti García, Vanessa Alonso o Beatriz Gimeno; también ha aceptado a la diversidad étnica de la mujer, hablando de la mujer migrante y la feminización de la pobreza. Pero apenas se hablar de la mujer con discapacidad, incluso cuando algunas de las activitas y teóricas mencionadas anteriormente tienen discapacidad, no conceden la misma importancia a esa tercera faceta.

 

            Naturalmente, si la teorías feministas no cuentan con está diversidad, las organizaciones civiles que llevan a cabo estas teorías, tampoco lo hacen. Pero… ¿Por qué deberían hacerlo?, ¿qué peculiaridades hay?

 

            El primer problema concreto de las mujeres con discapacidad, como ya hemos visto es su propia autoimagen, doblemente condicionada. Con sus problemas asociados de depresión, falta de autoestima, inseguridad, etc, etc…

 

            El segundo gran problema de las mujeres con discapacidad es el aislamiento social, la incomunicación. Esto, unido a la falta de autoestima, dicha anteriormente, las hace más vulnerables a abusos y malos tratos.

 

            A lo dicho anteriormente, se unen otros problemas comunes a sus compañeros varones, como, por ejemplo, un menor acceso a la educación media y superior, una mayor tasa de paro o las barreras arquitectónicas.

 

            Por lo tanto, como ya he dicho al principio, en este día 8 de marzo, yo sigo con lo mío, yo estoy con las mías. Gracias por vuestro ejemplo, compañeras. Va por vosotras.

           

 

           

           

 

 

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.