Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Recortes sobre lo ya privatizado

(Ed. Diario Progresista, 3 de mayo de 2012)

 

  En estos días de recortes salvajes y de lucha por lo público, quiero llamar la atención sobre la estrategia que se viene siguiendo en los servicios sociales, que vengo denunciando durante décadas y que ahora se ve más clara que nunca: Maquillar de participación y buena voluntad la privatización, para luego poder justificar mejor los recortes. Me explico.

 

Centrándonos en la discapacidad, si ahora hiciéramos un experimento y preguntásemos quien está al corriente de los recortes en dependencia, seguro que levantarían la mano muchas más personas que si preguntamos cuanto se ha recortado en los servicios que prestan las ONG`s, lo cual, casi nadie lo sabría decir. ¿A que se debe esto?

 

Primero, se debe a que nadie ve esa inversión pública como tal ya que se da bajo gestión privada y en algunos casos, también, con financiación privada. Cuando alguien entra a una ONG no ve el dinero público invertido en ella, sino que aún se tiene una visión caritativa de estas organizaciones, hablándose de una “gran labor social”, así, en genérico. Evidentemente, estos eufemismos quitan valor e interés a los servicios prestados, tales como: fisioterapia, asesoramiento social, refuerzo escolar, promoción laboral, apoyo psicológico, Residencias y Centros de Día, Centros Especiales de Empleo, etc, etc...

 

En segundo lugar, aún se tiene la idea de ONG como organización benéfica y voluntaria por tener el apellido “sin ánimo de lucro”. Otra leyenda urbana muy bien vendida. Estas organizaciones, (me refiero siempre a las asistenciales), son cada vez algo más parecido a una empresa con dos diferencias: Una gran inyección de dinero público y el hecho de no tener beneficios y si los tiene, reinvertirlos en la actividad de la empresa.

 

Todo esto, hace que el mundo de las ONG`s, al menos en el campo de la discapacidad, las subcontratas públicas más desconocidas que existen y por lo tanto las más modificables. A nadie le importa si tal o cual servicio se va al “garete”, o si una ONG va a la quiebra técnica por mala gestión, con el peligro de dejar personas con discapacidad sin techo o sin trabajo y tiene que ser rescatada por la administración pública.

 

Por todo ello, yo insisto en estar en contra de esta privatización encubierta, llevada a cabo a través de empresas “bien vistas”. La gestión de bienes tan importantes como la vivienda, el empleo, o la asistencia sociosanitaria no se pueden dejar en manos privadas. Creo esto primero por que siempre será mayor el coste por servicio, aunque esté altamente subvencionado; y en segundo lugar, porque estos servicios necesitan una seguridad, estamos hablando de Derechos Básicos, muchas de estas organizaciones no están preparadas para asegurar esto,

 

Pero, en fin, como sé que no voy a tener mucho éxito en esta petición, al menos, pediría que también se considerasen estos otros recortes como tales. Recuerdo a la ciudadanía que gran parte del dinero invertido, es dinero público y por lo tanto, quitar dinero de estos convenios, es como cualquier otro recorte.

 

 

 

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.