Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Un nuevo asociacionismo para un nuevo concepto de discapacidad

Ed. Diario Progresista, 8 de mayo de 2014

 

En una columna anterior hablé del problema de la profesionalización del asociacionismo, hoy trataré el problema de los vínculos personales en el asociacionismo y su confusión con grupos de ayuda mutua. Suena duro, pero yo apuesto por un tipo de asociacionismo menos emocional y más político. Me explico.

                En estos casi 20 años de asociacionismo, he visto que, en la discapacidad al menos, lo emocional y lo político se entremezclan.  De este modo, se pueden encontrar estos tres grandes grupos de intereses, (a parte del profesional), a la hora de entrar en estas asociaciones.

 

                Un primer tipo sería la persona con dependencia emocional. Estas personas, buscan paliar su dolor compartiendo experiencias con otras personas o familias con sus mismos problemas. Esto, genera unos lazos emocionales que crean dependencia de la organización  al hacer girar su vida social alrededor de la asociación, la asistencia a todas sus actividades y la vida social con sus miembros fuera de dichas actividades.

 

                Un segundo grupo, sería casi un subgrupo dentro del anterior gran grupo, es aquel grupo que podríamos llamar de líderes o dinamizadores. Son quienes crean las actividades anteriormente dichas generando ilusión en el primer grupo.

 

                Por último, un tercer grupo sería el egoísta. Es aquel que se limita a utilizar al grupo para la resolución de su problema personal y/o puntual. Estas personas, al ver resuelto su problema se desinteresan de las actividades de la asociación o se va de ella.

 

                En contraposición a esto, yo apuesto por un modelo asociativo más político, basado en lo siguiente.

 

                Actuación con una línea ideológica clara y específica. No todas las personas tienen las mismas circunstancias socioeconómicas, por lo tanto, su visión de la realidad no será la misma y los servicios que precisan tampoco.

 

                Prevalencia de la causa común frente a los problemas individuales. Aunque se puede ayudar a las personas socias con sus problemas personales mediante asesoramiento y presión, se deberá dar prioridad a las campañas con un objetivo general, aunque sea específico a nivel legislativo, administrativo, etc, etc…

 

                Ausencia de lazos emocionales entre las personas socias. Apuesto por unas actividades reivindicativas y menos asistenciales y por supuesto prescindir de actividades de socialización, no es la función del asociacionismo.

 

                Esto nos llevaría a una visión más digna de la discapacidad y la dependencia, teniendo más capacidad de presión en la lucha por nuestros derechos y no viendo estos como concesiones de gracia.

 

 

 

 

 

 

 

               

 

 

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.