Víctor Villar Epifanio
Víctor Villar Epifanio

Una nueva discapacidad para un nuevo socialismo

Ed. Diario Progresista, 3 de Julio de 2014

 

Desde su llegada al poder, en 1982, el PSOE ha sido el partido que mayores avances sociales ha procurado en sus Gobiernos, la discapacidad ha sido uno de los colectivos más beneficiados por esos avances, mejorando objetivamente su calidad de vida. Solamente hace falta dar un paso más, pasar del objeto a sujeto político y, en mi opinión, ese proceso tiene nombre, apellidos y rostro. Me explico. 

 

 

Tertulianos, gente de la calle, incluso rivales políticos, reconocen que las políticas del PSOE en materia social son incontestables. Toda una generación de jóvenes socialistas lograron hacer suya la idea de apertura, democracia y modernidad en España, recién salida de cuarenta años de dictadura. En el caso de la discapacidad, jóvenes psicólogos, pedagogos, maestros y políticos, consiguieron dar seguridad y dignidad a quienes hasta ahora se llamaban “subnormales” y eran asunto exclusivo de sus familias y de la Iglesia Católica y sus caridades.

 

            Este camino empezó dando educación a quien hasta ahora era considerado como el tonto del capirote y las orejas de burro. El concepto de excelencia académica, fue sustituido por el de aprovechamiento máximo de las capacidades e integración social, viendo la escuela como un espacio de sociabilización e intercambio de conocimientos. De este modo, por ejemplo, se crearon clases de integración dentro de los propios centros educativos, aspirando siempre a la inserción total del educando con discapacidad en una clase normalizada.

 

            Después de eso, empezó a crearse una serie de legislación social que daba seguridad a la persona con discapacidad e intentaba ponerla en un plano de igualdad respecto al resto de población, legislación que va desde la creación de Pensiones No Contributivas hasta la Ley de Dependencia y la Ley de Lengua de Signos, pasando por el apoyo al empleo protegido y libre.

 

            Bien, todo ese trabajo le hicieron unos jóvenes socialistas pensando en unos niños y niñas con discapacidad. Ahora esos niños y niñas con discapacidad, somos hombres y mujeres jóvenes-adultos/as con formación y preparación y es a nuestros “compañeros y compañeras de pupitre” a quienes les pedimos dar pasos más allá, personas que ya han convivido y se han socializado con nosotros/as en condición de iguales, de pares. Pero, ¿qué pasos son esos? Muy fácil, el empoderamiento interno y externo.

 

            Por un lado, aquellos que somos compañeros/as de partido, pedimos que este nos tenga en cuenta orgánicamente, no ya como parte de la Sanidad y/o los Servicios Sociales, sino como en colectivo social más, desde una perspectiva activa y no pasiva.

 

            Por otro lado, pedimos tener nuestro trocito de espacio público por excelencia, la política.

 

            Como algunos habréis podido imaginar, ese trabajo, ese paso adelante, en mi opinión, solamente lo puede dar un proyecto, un proyecto que lleva un nombre, Eduardo Madina.

Actualidad

¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

Víctor Villar Epifanio

Crea tu insignia
Víctor Villar Epifanio

Promociona también tu página
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Víctor Villar Epifanio

Página web creada con 1&1 Mi Web.